Si vendes tu piso también hay gastos

El comprar y/o vender un piso es un proceso que puede llegar a ser decepcionante y bastante estresante, esto se debe realizar con método y dejar a un lado la precipitación; y para evitar sorpresas desagradables, es importante conocer cuáles son los gastos asociados a la compraventa de un piso.

La plusvalía municipal se calcula en función del valor catastral del suelo del inmueble y se paga en el ayuntamiento, esto es un impuesto que grava sobre las ganancias, es decir, la revalorización de la vivienda mientras esta ha sido propiedad del vendedor. Si se trata de una primera residencia o vivienda habitual y en el plazo de dos años se compra otra casa para vivir en ella se quedara exento de este impuesto. Dicho gravamen también se conoce como  impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos urbanos.

Otro de los gastos en la venta de un piso es el impuesto de bienes e inmuebles, el vendedor debe pagar todos los recibos de dicho impuesto del año en curso aunque haya realizado la venta el 2 de enero, al siguiente año será el comprador el que ya como propietario asuma el pago del impuesto de bienes e inmuebles. Si el propietario del piso que ahora está en venta recurrió a una hipoteca para finalizarla cuando la compro, no es suficiente con terminar de pagar el crédito a la entidad bancaria sino que se deberá pagar la hipoteca registralmente en el registro de la propiedad para que de esta manera quede libre de cargas; y este trámite también contiene un coste, y por consiguiente, la cancelación de la hipoteca con la entidad bancaria también conlleva unas comisiones.

En la declaración de la renta (IRPF) del año siguiente tendrá que quedar reflejada la ganancia que ha obtenido el vendedor con la operación, en esto Hacienda recaudara entre un 18% y un 22% del capital que se haya obtenido con la venta.

Al contar con una agencia inmobiliaria intermediaria, se debe tener en cuenta los honorarios para dicha agencia; y es un gasto por la venta del piso al ponerlo en el mercado y gestionar la compraventa así como los gastos del certificado de eficiencia energética y la cedula de habitabilidad.